¿Quién soy?

“Me di cuenta de que no quería ser una terapeuta quieta e impasible, sino más bien creativa, humana y empática, ya que es así como me gusta relacionarme con el mundo, con HUMANIDAD.”

La confianza en el ser humano como ser tendente a la salud es uno de los valores,
por los cuales me sentí atraída hacia el enfoque desde el que trabajo. No concibo
otra forma de sanar que no sea desde el apoyo y la confianza en el potencial de las personas.

Así, mi camino de formación y autodescubrimiento personal y profesional, ha ido guiado por el respeto hacia mí misma, mis valores y mis necesidades, siendo honesta y aprendiendo a contactar conmigo misma desde la estima y la autenticidad. Y con el mismo amor, respeto y responsabilidad, acompaño a las personas que deciden recorrer un tramo de su camino personal conmigo en terapia.